jueves, 16 de enero de 2020

The dynamics of life

Often, we believe that life is something complex, surprising, wonderful, without equal, etc., and of course it seems so, but there are guidelines that are repeated and produce reality. This means that perhaps everything is much simpler than we think, because there is no complex structure that is not constituted by one or other simpler, and everything happens because there is a balance in the whole system that produces its continuity, It provides specific characteristics that validate it in its context, since this is itself limiting.

Is it possible for human beings to introduce a variant in thinking that makes everything comparable to the human, as if it were the greatest exponent, and the rest is just that to which he compares?

This attitude has always been an intellectual remnant, preventing having a more true vision of reality, by putting the cultural context and ambitions of those who expose the situation, decanting their thesis or antithesis towards their own personal goals, involving strictly particular criteria.

Whoever you are, we human beings know that the end will come, and only your physical decomposition and the knowledge that you would have managed to transmit will remain, which will also be broken down, because it will serve those who use it at will, interpretation and criteria for their own survival, Thus, life uses us for its own benefit, which is the only thing that will remain after our final departure.

This equals us to anything created, from the inert to what we consider life, the same basic mechanisms happening but transferred to the realities of each concretion.

Thus, nothing remains forever, but it has possibilities of transformation, everything is limited to the geographical reality in which it is located, through which its movements occur, and it uses its own capacities to thrive in all this, always trying to be within its limits of survival, otherwise it ceases to be who it is, but its tendency is to transform itself into something else, against what will act inexorably.

As you can see, in anything created in our known universe, the basic element of movement is change, which will occur in increase or decrease, within its limits of reality, so that its entity is not compromised.

So...

Life is worth its beings.

Life gives them their own abilities, which they are for, and have repercussions with the rest, which are involved in the same universe and are all positioned in this context, and this is so as long as they are.

The beings are, but never the same, because the repercussions to which they are subjected will always produce change, and this marks the contextual differences that tend to keep them going, as long as they remain with similar capacities that make it continue to be.

But they may not continue, when a radical change results from the repercussion, generating a state in which those characteristics that made it be do not occur.

So from the inanimate to the hyperactive, everything is in itself life, and in that, each individuality is life, because they differ only in intrinsic characteristics, but not in the basis that brought them to reality.

On this basis, each individuality; It has its own abilities to use its physical world for a time until its disappearance, since each individual has powers that are manifested in a location and during a temporality.

This temporality is marked only by a beginning and an end, since everything is or is not, understanding that in each created thing there is a certain capacity of repercussion with the universe in which it is, which is tolerable, in which it is not extinguish your entity.

In this environment of duality everything will be governed, since everything is like this and is directed not to be so, due to these repercussions of everything with everything and of oneself with everything, so that trinomial [(capacities, location and time) = being like this] will be somewhat superior to non-existence, which is the state tending to which they are inexorably directed.

Each individuality will always be an ("a" that tends to "b"), from which "a" is never the result of the trinomial that I identify with "being like this", since it is never exactly the same, by constantly tending to b, and "b" is "not to be like that."

In all known reality, this happens, and can only be a consequence of what originated it, from where the circumstances that led to that "BEING SO" met.

This origin would contain the elements that conformed it, and that after reverberating, would generate a scenario with new consequences, that is, combinations with the property "a tends to b".

Since then, any scenario, will contain essentially the same as in its original moment, only with other concretions, so even if specific concretions of the current combination state appear, they will contain not only the same elements, but some of them will be combinations that before they were not produced, but all with the same essence as their origin, without losing the characteristic that they do not lose that tendency, which would allow that of each “concretion” a start can also occur, so they inevitably inherit this characteristic.

So there must always be a heartbeat that encourages "a" because otherwise, "a" reaches "b", but "a" will inevitably become "b", so for some reason it happens that "a ”Does not want to reach“ b ”, and will act to avoid it.

That reaching “b” is the goal of all our reality, but it acts as the beginning of the coming reality, of which life is worth to always be the beginning, and so it will always be in the constant “being like this” of the elements essentials of life, whose combinations produce the concretions that make up reality, because when combined they cease to be to form reality.

That is to say, not to be is the coming reality and the tendency to be is to be another reality, and for that reason it has this property that will be inexorably transmitted to all the reality that arises.

Each concretion will be nothing more than a possible combination of the elements of that universe that, depending on the circumstances, may occur, and in this, it will last as long as it is able to maintain its “being like this”, that is, while the repercussions to which it is subjected do not extinguish it, which is to move from being to not being,

The heartbeat that keeps the trinomial away from "b" is also a property inherited from its beginning, since the "desire to be" is as strong as that of "its tendency,"

This is the case in everything, just because they appear in a context they have inherited the properties of their origin, whose essence is to be in a concrete way, to be in a dimension and to exist temporarily, until their radical change accrues, disintegrating into the subsequent consequences that derive from it.

Naturally, the sum of the consequences that originate from it will always be the beginning, with which there will never be anything new contributed to what there was, at least in this context and seen within this individuality.

We know several causes of radical change; implosion, explosion and disappearance, in any case, there is always the disintegration, more or less gradual, of the individual.

These causes of radical change will always generate a variety of disintegrations of the elements that intervened, but they will never be more elements than the original ones, so in each case, there is never contribution but a possible combinatorial disintegration, which only obey the compatibilities between elements according to their intrinsic characteristics in the context in which they appear.

In each case, the existing repercussions are; within oneself, among several intervening elements or by exhaustion of oneself, at the end of their "time."

Finally, there are still two issues to be seen; on the one hand the real reason why each one exists in the context in which it appears as a possible combinatorial consequence, and on the other hand, why it strives to “be like this” when all its essence directs it to “not being like this” .

That "momentum" that is in everything, is not only reinforced by its intrinsic characteristics, but these are given by its combination that make it be, and can not be others, so you have to enter the obviousness itself, which will become of that which is in itself the original beginning.

The primal ideal beginning, must have been admirable in itself, for being the one from whom everything had to come out, which placed in its own implosion, since being primal, there was nothing more than him, within his own universe in whoever will be found

In him everything that we know of him was already given, in harmony and balance, but he would be immersed in certain circumstances that would make him be, with which he would be subjected to a certain strength either in its dimension, either in its durability or its durability. capacities, so that with considerable instability in any of them, it would inevitably lead to its implosion, from which would be generated after which its intrinsic reality would be distributed, originating the concrete realities that arose.

This event would generate a space of exclusion that would protect and distinguish it from the universe to which it belongs, so that all that reality that emanated from it would be impelled by the dynamics involved.

So having abilities, occupying a dimension or lasting, is not only a trinomial, but each one of them is in itself a strength with itself, in whose constant balance its personal, local and temporal permanence is given.

Since then, that strength is the basis of everything, because there will always be in this reality an "to which tends ab", for having inherited it from this origin and having been transmitted to any consequence of itself.

So; "What tends to ab" is the essence of reality, and not "being", "place" and "or time", since they themselves are subject to this characteristic from which they cannot be separated as inevitable, which makes sense because they are concretions of the beginning.

This inevitability occurs at the expense of a heartbeat, that is, presence and absence, because thanks to the fact that it ceases to occur, it is produced again, and therefore there is reality.

I ideally reduce this concept, in a single original entity (I will call it that for agreeing something) in which that pulse is all its reality, and therefore, it is all reality, so it is all the time, all the space And the whole being.

In the very instability of each of its two possible states, 1 and 0, or being and not being, or being and not being, oayb, no matter how we name it, the other is generated in the constancy of its reality, but as it is affected by itself and its surroundings, its own intrinsic variations, within a margin of "operation", generates its continuity, but if there were only one deviation outside it, this would generate its destabilization that would tend to compensate from the other state, which would only add intensity to the imbalance, which if it is not able to compensate, would eventually become its change, perhaps first by implosion, and by absorbing itself, it would generate an explosion, due to the unthinkable implied dynamics, which would disperse its essence into possible concretions, creating reality, or perhaps, upon becoming its end, they disintegrate generating reality.

That said, I can only conclude that it is likely that we are only a reality, perhaps fractal, because the same basic trends and premises are repeated in every aspect of reality, so what we are able to understand, is seen from my look, compared to what generated me, and at the same time nothing would surprise me, that that was a great thing in its context, then, of the dynamics that leaves us imprinted in our universe, I understand that this must be so.

Life seems to be the dynamic by which any concretion appears and has a tendency not to be, it is conformed by other concretions and these are subject to this same tendency, however, each concretion is an objective resulting that acquires mechanisms that temporarily avoid its inevitable disintegration, after which, the dynamics between its intrinsic elements and the environment will be activated again, which will contribute to the creation of other concretions.

This is how I see that life uses its beings to be itself, in continuous dynamics that is transmitted, as the Toy Story character said "Until infinity and beyond", so life never ceases to be, Regardless of its consequences.



The original of this writing can be found in the author's space:

https://miscosas.obdnet.com/2020/01/the-dynamics-of-life.html
https://miscosas.obdnet.com/2020/01/la-dinamica-de-la-vida.html

La dinámica de la vida



A menudo, creemos que la vida es algo complejo, sorprendente, maravilloso, sin igual, etc., y desde luego que así parece, pero hay pautas que se van repitiendo y producen la realidad. Esto quiere decir que quizá todo sea mucho más sencillo de lo que creemos, pues no hay estructura compleja que no esté constituida por una u otras más simples, y todo se da porque hay un equilibrio en todo ese sistema que le produce su continuidad, le dota de características propias concretas que le validan en su contexto, pues éste es en sí limitante.

¿Es posible, que los seres humanos introduzcamos una variante en el pensamiento que convierte a todo en comparable a lo humano, como si éste fuera el máximo exponente, y lo demás sea sólo eso a lo que él se compara?

Esta actitud siempre ha sido una rémora intelectual, impidiendo tener una visión de la realidad más verdadera, al anteponer el contexto cultural y las ambiciones de quien expone la situación, decantando su tesis o antítesis hacia sus propias metas personales, involucrando criterios estrictamente particulares.

Seas quien seas, los seres humanos sabemos que el fin llegará, y sólo permanecerá tu descomposición física y el conocimiento que hubieras conseguido transmitir, que también se descompondrá, pues servirá a quien lo use a su antojo, interpretación y criterio para su propia supervivencia, siendo así como la vida se vale de nosotros en su propio beneficio, que es lo único que permanecerá después de nuestra partida definitiva.

Esto nos iguala a cualquier cosa creada, desde lo inerte a lo que consideramos vida, sucediéndose los mismos mecanismos básicos pero trasladados a las realidades de cada concreción.

Así pues, nada permanece para siempre, pero tiene posibilidades de transformación, todo está limitado a la realidad geográfica en la que se encuentra, a través de la cual se producen sus movimientos, y se vale de sus capacidades propias para prosperar en todo ello, siempre intentando estar dentro de sus límites de supervivencia, pues de lo contrario, deja de ser quien es, pero su tendencia es transformarse en otra cosa, contra lo que actuará inexorablemente.

Como se ve, en cualquier cosa creada en nuestro universo conocido, el elemento básico de movimiento es el cambio, que se producirá en incremento o decremento, dentro de sus límites de realidad, para que no se vea comprometida su entidad.

Así que...

De sus seres se vale la vida.

La vida les dota de capacidades propias, que por ellas son, y tienen repercusiones con el resto, que están implicados en el mismo universo y quedan todos posicionados en este contexto, y esto es así mientras sean como son.

Los seres son, pero nunca iguales, porque las repercusiones a las que está sometido siempre le producirá cambio, y éste marca las diferencias contextuales que tienden a hacerles continuar, mientras permanezcan con similares capacidades que le hagan seguir siendo.

Pero pueden no continuar, cuando de la repercusión devenga un cambio radical, generándole un estado en el que no se den esas características que le hacían ser.

Así que desde lo inanimado hasta lo hiperactivo, todo es en sí mismo la vida, y en ello, cada individualidad es vida, porque sólo se diferencian en las características intrínsecas, pero no en la base que los trajo a la realidad.

Por esta base, cada individualidad; tiene capacidades propias para valerse en su mundo físico durante un tiempo hasta su desaparición, ya que cada individualidad tiene unas facultades que se manifiestan en una localización y durante una temporalidad.

Dicha temporalidad está marcada sólo por un inicio y un fin, ya que todo es o no es, entendiendo que en cada cosa creada hay una cierta capacidad de repercusión con el universo en el que se encuentra, que es tolerable, en la que no se extingue su entidad.

En este ambiente de dualidad se regirá todo, ya que todo es así y se dirige a no ser así, debido a estas repercusiones de todo con todo y de uno mismo con todo, así que de ese trinomio [(capacidades, localización y tiempo)= ser así] resultará algo superior a la no existencia, que es el estado tendente al que se dirigen inexorablemente.

Cada individualidad siempre será un (“a” que tiende a “b”), desde donde “a” nunca es el resultado del trinomio al que identifico con “ser así”, puesto que nunca es exáctamente lo mismo, al tender constantemente a b, y “b” es “no ser así”.

En toda la realidad conocida, ésto sucede, y sólo puede ser consecuencia de aquello que lo originó, desde donde se reunieron las circunstancias que desembocaron en ese “SER ASÍ”.

Éste origen contendría los elementos que lo conformaban, y que tras repercutirse, generarían un escenario con consecuencias nuevas, es decir combinaciones con la propiedad "a tiende a b".

Desde entonces, cualquier escenario, contendrá esencialmente lo mismo que en su momento primigenio, solo que con otras concreciones, así que aunque aparezcan concreciones propias del estado de combinación actual, éstas contendrán no sólo los mismos elementos, sino que algunos de ellos serán combinaciones que antes no se producían, pero todo con la misma esencia que su procedencia, sin perder la característica de que no pierden esa tendencia, lo cual permitiría que de cada “concreción” pueda producirse un inicio también, por lo que heredan esta característica inevitablemente.

Así es que ha de haber siempre un latido que aliente a “a” porque de lo contrario, “a” alcanza a “b”, pero “a” llegará a ser “b” inevitablemente, así que por alguna razón sucede que “a” no quiere llegar a “b”, y actuará para ir evitándose.

Ese alcanzar “b” es la meta de toda nuestra realidad, pero actúa como el inicio de la realidad venidera, de la que se vale la vida para ser siempre el principio, y así será siempre en el constante “ser así” de los elementos esenciales de la vida, con cuyas combinaciones se produzcan las concreciones que conformen la realidad, pues al combinarse dejan de ser para formar realidad.

Es decir, no ser es la realidad venidera y la tendencia de ser es ser otra realidad, y por ello tiene esta propiedad que será transmitida inexorablemente a toda la realidad que surja.

Cada concreción, no será más que una combinación posible de los elementos de ese universo que según las circunstancias puedan producirse, y en ello, durará mientras sea capaz de mantener su “ser así”, es decir, mientras las repercusiones a las que esté sometido no le extingan, lo cual es pasar de ser a no ser,

El latido que mantiene el trinomio lejos de “b”, también es una propiedad heredada de su inicio, pues es tan fuerte la “apetencia de ser”, como la de “su tendencia”,

Ésto es así en todo, sólo por aparecer en un contexto han heredado las propiedades de su origen, cuya esencia es ser de una manera concreta, estar en una dimensión y existir temporalmente, hasta que le devenga su cambio radical, disgregandose en las subsiguientes consecuencias que de él se deriven.

Como es natural, la suma de las consecuencias que de él se originen, será siempre el inicio, con lo que nunca habrá nada nuevo aportado a lo que había, al menos en este contexto y visto dentro de esta individualidad.

Conocemos varias causas de cambio radical; la implosión, la explosión y la desaparición, en cualquier caso, siempre se produce la desintegración, más o menos gradual, del individuo.

Estas causas de cambio radical, siempre generarán una variedad de disgregaciones de los elementos que intervinieron, pero nunca serán más elementos que los originarios, así que en cada caso, nunca hay aporte sino una disgregación combinatoria posible, que sólo obedecen a las compatibilidades entre elementos según sus características intrínsecas en el contexto en el que aparezcan.

En cada caso, las repercusiones existentes están; dentro de uno mismo, entre varios elementos intervinientes o por agotamiento de uno mismo, al finalizar su “tiempo”.

Por último, faltaría por ver dos cuestiones; por un lado la verdadera razón por la que cada cual existe en el contexto en el que aparece como consecuencia combinatoria posible, y por otro lado, por qué se esfuerza por “ser así” cuando todo su esencia le dirige a “no ser así”.

Ese “ímpetu” que está en todo, no sólo está reforzado por sus características intrínsecas, sino que éstas le son dadas por su combinación que le hacen ser, y no pueden ser otras, así que hay que introducirse en la propia obviedad, que devendrá de aquello que es en sí el inicio primigenio.

El inicio ideal primigenio, ha de haber sido admirable en sí mismo, por ser aquel del que todo hubo de salir, lo cual sitúo en su propia implosión, ya que al ser primigenio, nada más había que él, dentro de su propio universo en el que se encontrara.

En él se daba ya todo lo que conocemos de él, en armonía y equilibrio, pero estaría inmerso en ciertas circunstancias que le haría ser, con lo que estaría sometido a una cierta pujanza bien en su dimensión, bien en su durabilidad o bien es sus capacidades, así que con que se produjera una inestabilidad considerable en cualquiera de ellas, le conduciría inevitablemente a su implosión, de donde se generarían aquello tras lo cual se repartiría su realidad intrínseca, originando las realidades concretas que surgieran.

Este suceso, generaría un espacio de exclusión que lo protegería y distinguiría del universo al que pertenezca, de manera que toda esa realidad que de él emanara, estaría impelido por las dinámicas implicadas.

Entonces tener capacidades, ocupar una dimensión o durar, no es sólo un trinomio, sino que cada uno de ellos es en sí mismo una pujanza consigo mismo, en cuyo constante equilibrio se da su permanencia personal, local y temporal.

Desde entonces, esa pujanza es la base de todo, pues siempre habrá en esta realidad un “a que tiende a b”, por haberlo heredado de este origen y haber sido transmitido a cualquier consecuencia de sí mismo.

Así que; “a que tiende a b” es la esencia de la realidad, y no “el ser”, “el lugar” y “o el tiempo”, ya que ellas mismas están sometidas a esta característica de la que no se pueden desligar por inevitable, lo cual tiene sentido por ser concreciones del inicio.

Esta inevitabilidad se produce a expensas de un latido, es decir presencia y ausencia, pues gracias a que deja de producirse se vuelve a producir, y por ello hay realidad.

Reduzco idealmente, este concepto, en una sola entidad originaria (voy a llamarla así por convenir algo) en la que ese pulso es toda su realidad, y por ello, ella es toda la realidad, así que es todo el tiempo, todo el espacio y todo el ser.

En la propia inestabilidad de cada uno de sus dos posibles estados, 1 y 0, o ser y no ser, o estar y no estar, o a y b, ya da igual como lo nombremos, se genera el otro en la constancia de su realidad, pero como está repercutida por sí misma y su entorno, sus propias variaciones intrínsecas, dentro de un margen de “funcionamiento”, le genera su continuidad, pero si se produjera una sóla desviación fuera de él, ésto generaría su desestabilización que tendería a compensar por parte del otro estado, lo cual no haría más que ir añadiendo intensidad al desequilibrio, que si no es capaz de compensar, terminaría por devenir su cambio, quizá primero por implosión, y al absorberse a sí mismo, generaría una explosión, debido a las impensables dinámicas implicadas, que dispersaría su esencia en concreciones posibles, creando realidad, o quizá, al devenir su fin, se disgregan generando realidad.

Dicho esto, tan sólo me cabe concluir, que es probable que seamos sólo una realidad, quizá fractal, pues se repiten las mismas tendencias básicas y premisas en cada aspecto de la realidad, así que esto que somos capaces de comprender, es visto desde mi mirada, puesto en comparación con aquello que me generó, y a la vez no me asombraria nada, que aquello fuera gran cosa en su contexto, pues, de la dinámica que nos deja impreso en nuestro universo, comprendo que ésto ha de ser así.

Vida parece ser la dinámica por la que cualquier concreción aparece y tiene una tendencia a no ser, está conformado por otras concreciones y éstas están sometidas a esta misma tendencia, ahora bien, cada concreción es una resultante objetiva que adquiere mecanismos que evitan temporalmente su inevitable desintegración, tras la cual, se activará nuevamente la dinámica entre sus intrínsecos elementos y el entorno, lo cual contribuirá a la creación de otras concreciones.

Así es como veo yo que la vida se vale de sus seres para ser ella misma, en continua dinámica que se transmite, como decía el personaje de Toy Story “Hasta el infinito y más allá”, así que la vida nunca deja de ser, independientemente a sus consecuencias.

viernes, 30 de agosto de 2019

Deshojando la margarita


En la eterna duda de si romanticismo, realismo,apasionamiento o … Parece que las parejas que se forman no terminan de aclararse entre ellas.

Veamos, como parejas que se forman, no se puede entender que lo hacen por designios de la divinidad, sino que por esas circunstancias de la vida, coinciden en tiempo y lugar, física o virtualmente, las percepciones que impresionan a ambos les acrecienta ciertas sustancias hormonales y ésto genera toda una serie de expectativas individuales, lo cual les invita a avanzar en ciertos comportamientos inevitables, de superarlos favorablemente, les conduce a que se sientan seguros en la circunstancia que han creado y sigan avanzando.

Es como si aparece dentro de tu percepción, algo muy muy deseable, las sustancias que genera tu cuerpo te hacen hasta soñar con ello cuanto más posible lo percibes, predomina la esperanza.

Por regla general, se produce una alteración de la realidad, porque se realiza lo que se desea, y lo viven con tal intensidad que su realidad cambia, porque su percepción de la misma cambia. Tal es así que sirve de aliciente motivador estar inmerso en esta circunstancia, y todo se ve de forma favorable o, al menos, no tan agresiva y más superable.

Es ahora, cuando la deseabilidad se hace realidad, y es tal la compenetración de deseos, que se desemboca en los momentos más intensos para la pareja, que avalados por la intensidad de sus hormonas, se formulan determinados compromisos que parecen el culmen de las expectativas, formalizando la relación dentro de la intemporalidad.

Suele suceder, que dentro de esta intemporalidad, es cuando se produce ese bajón de hormonas, por el aumento de estrés y choque con la verdadera realidad, entonces es cuando buscando la realización de deseos, uno u otro, o ambos, se separan de ese compromiso y faltan al otro en lo formalizado tras aquel compromiso en el que, supuestamente, están viviendo, tal es así que parece que se produjera una gran traición más que un mero cansancio personal o estrés o… lo que fuera.

Ésto es tan grave que deriva en conflicto dentro de la pareja, entonces mutuamente empiezan a achacarse las expectativas fallidas y los compromisos no alcanzados, y aparecen las culpas, humillantes culpas, las faltas de interés, etc., llegando al centro del problema, el de dejar de ser ese deseo en el que cada cual se había convertido para el otro, porque su relación consistía en que la consecución de los deseos de uno eran la intención del otro, y todo dentro de cierto juguetón ambiente de confidencialidad y … cuantos pactos, implícitos o explícitos, se hubieran faltado.

Pero, así es que, llegados a este punto, pueden seguir o no seguir juntos, aquí actúa la sociedad, los valores culturales y/o sociales impuestos, etc., pero ya nada es lo mismo, tras este baño de realidad, toca volver a utilizar la cabeza, a volver a sentir inseguridad afectiva y a volver a sopesar individualmente cada circunstancia… es como si una pesada losa de realidad apareciera en la espalda de cada cual.

Hay a quien esto le sirve para integrar sus deseos a la realidad, y convertirlos en algo más realizable, o menos impuestos para la otra parte, pero hay quien permanece en el mismo punto en el que estaba, precisamente porque lo que busca es aquel aluvión de hormonas que representa el enamoramiento o sus deseos. Es aquí donde uno se define, y es importante darse cuenta de ello, pues, buscar algo es buscar una finalidad. Hay que comprender que las finalidades están por encima de todo y no conseguirlas es lo que genera mayor insatisfacción, como lo que ha pasado para llegar a este punto de reflexión en el que estamos.

Bueno, es ahora cuando ese romanticismo, o ese apasionamiento, o ese realismo, o ese… aparece de nuevo y toca comprender que lo que sentimos y pensamos es producto de lo que somos, así que hay que poner a cada cual en un lado de la balanza y sopesar si aquello es lo que uno quiere, porque la realidad te ha puesto en tu sitio y ahora te toca decidir por ti.

No hay que achacar, ni culpar a nada ni nadie que las cosas no salieran como tú querías o esperabas, ni siquiera la traición, porque al igual que tú, la otra parte se ha situado en la realidad y hace lo que tú estás haciendo ahora, evaluar lo que quieres y cómo quieres obtenerlo, sólo que actuó mal, según tú y necesariamente según la otra parte.

Obviamente, existirá culpa, intencionalidad, etc., tanto por una parte como por la otra, pero, llegados a este punto, eso es un elemento de posicionamiento, hay que tomarlo como la reacción ante la realidad, y comprender que, sea por lo que sea, la realidad siempre manda y se convierte en la verdad, y lo que no tiene es remedio.

miércoles, 28 de agosto de 2019

¿Qué es la vida ? - 2



Que si la vida es ésto, que si la vida es aquello… que si hay que ser de esta o aquella manera, que si!! …

En fin, si algo ocurre en la vida de cualquiera, es que antes o después, uno se vuelve filósofo moralista, proponiendo a otros, lo que es la vida, pero siempre desde el punto de vista de uno, y no de la vida misma.

En fin, lo que si es cierto, es que la vida nunca es lo que uno quiere, a menos que sea uno, quien marque el ritmo de la misma.

Por ello, al estar integrados en este tipo de sociabilidades, siempre creeremos que hay que ser o vivir de cierta manera, y ésto será en relación a cómo suceda y cómo nos repercuta, porque todo hay que verlo siempre desde la óptica de conseguir determinados fines.

Tal es así, que en agrupaciones sociales, se producen normas concretas según su idiosincrasia, y éstas repercuten en el ser de cada uno, incluso pueden ser incompatibles con otros tipos de conjuntos sociales, aunque se dediquen a lo mismo.

Bueno, pero, en todas las configuraciones sociales, se moraliza, y creo que esto sucede desde que el ser humano es ser humano, e incluso, desde que es animal social, pues encuentro que en los animales también se produce una sociabilización, con sus reglas y pretensiones dentro del grupo para conseguir fines concretos.

Estas reglas y pretensiones están relacionadas con sus necesidades naturales, las de alimentarse, comunicarse y reproducirse.

En ello, según sea de fácil conseguirlas, así será de difícil hacerlo, tal es así que para rumiantes, en general, la alimentación no será mucho problema pues tienen grabado genéticamente que si no comen de aquí comen de allí, aunque la digestión es pesada y lenta, o relacionarse ya es cuestión de posición social, estableciéndose un primer gesto de exclusión alimentándose sólo de su madre y posteriormente relacionándose sólo con los que son de una edad parecida. Y no digamos reproducirse, que es cuestión de enfrentamiento individual motivado por las hormonas que les dominan en esas épocas del año, y está relacionado con la transmisión genética de la especie, que bien por causa de fuerza, o de inteligencia, o por coincidencia temporal en el mismo sitio, es como se conseguirá generar nuevos seres de la especie.

En cada especie se producirá algo similar, pero entendiendo su comportamiento desde este enfoque, pues cada ser individual sólo precisa de tres movimientos en su vida, alimentarse para mantenerse vivos, relacionarse para aprender a superar las dificultades que se presenten, y reproducirse para aportar su genética a la especie, las dos primeras son obligadas y la última, no tanto para cada individuo pero si para la especie.

También es cierto, que en la capacidad de relacionarse también está la de luchar, de defenderse, de responder a agresiones violentas, pues cabe la posibilidad que uno sea alimento para otra especie, o que otras especies lo sean de él, y es por ello que puede parecer que ésta sea una cuarta necesidad, pero es una línea muy delgada la que separa la vida de la muerte en una relación, ya que el porcentaje de acierto en ataques y confrontaciones nunca es superior al 60 o 70%, y no todos los encuentros son a vida o muerte.

Qué duda cabe que cuanta más compleja sea la sociabilidad de una especie, más lo será la vida para la misma, pues esta cualidad adquiere una importancia mayor, convirtiendo cualquier acción en una compleja habilidad social, llegando, incluso, a predominar ésta a la necesidad originaria, requiriendo de artificial pericia para manejarse con ella, hasta ell punto de depender de ella, incluso el poder alimentarse.

Llegados a este punto, cada especie, y cada grupo de cada especie, comprenderá la vida de acuerdo a ese contexto en el que se tiene que desenvolver, por lo que, si le preguntáramos a cada indivíduo sobre cómo es la vida, siempre responderá de acuerdo a su contexto, e incluso lo creerán universal, y tanto como que para ellos la vida es eso, porque es eso lo que es la vida para ellos, y si nada cambia, hasta el fin de sus días.

Así que la vida consiste en ésto, alimentarse con frecuencia, relacionarse para aprender y reproducirse cuando pueda, y todo para que la vida se abra camino de la mano de nuestra opción, pues, y no lo dudemos, sólo somos una opción natural que desarrollándose en el momento que le toque, colabora con la vida para que así sea la vida.

martes, 4 de junio de 2019

La naturaleza - Ficción - 1




Hola, tú eres yo pero yo no soy solamente tú.

HELENA.- No sé como hacerte ver que tu importancia es relativa para ti, porque a veces estás de bajón, pero eres trascendental para mí.

PABLO.- Intentaré explicarte que soy.

HELENA.- Intentaré convencerte de quien eres, lo que eres, y también, por, y para qué.

LAURA - ¿Tienes predisposición?, pues, ¡¡ vamos a ello !!

HELENA.- Mira, tú eres un ser humano, es decir, un animal válido que es el resultado evolutivo natural entre individuos afines, vamos, de los que se pueden reproducir entre ellas, y coincidiendo en tiempo y lugar, copularon, dando lugar a un ser válido.

Éste contiene información de sus congéneres, y también tiene la capacidad de cruzarse con otros seres afines, y así se agita más aún la variación genética, pero después de innumerables cruces entre seres afines, resulta que apareces, tú. Ésto es a muy grosso modo.

Si, se que esta narración está exenta de romanticismos, y moralistas TERNURAS humanas, pero no debe extrañarte ésto, pues así es como lo hacéis con los alimentos, vegetales y animales, pero en este caso, se produce por azar natural, es decir, sin la voluntad directa de los agentes implicados en la relación, para conseguir un ser que alcance unas expectativas concretas, como por ejemplo, que sea más resistente a enfermedades, o que proporcione más alimento, o sea más dócil, etc., en fin, tú, acéptalo, has sido originado por azar, el cual deviene de ese contexto con aquellas personas que se conocieron, que por azar convivieron, y también por azar se reprodujeron, pero, en fín, eres el extremo de toda la evolución que tú contienes, que al mismo tiempo, también serás capaz de compartir, incluso por azar, aunque tú creas que eliges tu destino.

Ese término de azar, habría que definirlo un poquito, digamos que para mi es lo que se tiene que producir porque están todos los elementos para que se produzca, y no puede darse otra cosa, y para tí, es aquello que se produce, pero no sabes muy bien su razón o motivo último, aunque eres capaz de comprender que así debía ser, pero lo achacas a la suerte, la fortuna, los astros, etc.

Actualmente, aún no lo tenéis del todo claro, pero parece resurgir una conciencia más general que es capaz de aceptar que tenéis unas capacidades no muy distintas de la de cualquier ser, tanto en el sentir, como en el raciocinio, como en la conciencia, pero tu especie ha evolucionado a vuestra manera humana, es decir, vivís en un mundo de conceptos, tenéis creencias voluntarias, e intuís que existe algo primigenio de lo que debió salir todo. No obstante tenéis las mismas tendencias y cadencias que todo lo material, como algunos de vuestros ancestros ya aceptaron cuando estaban más ligados a las limitaciones naturales.

Bien, no os conformáis con vivir, sino que la resolución de problemas es lo que os lleva de cabeza, os aburrís enormemente si no resolvéis problemas, y hasta generáis problemas vosotros mismos con vuestros avances humanos, a los que tenéis que encontrar soluciones, aunque no siempre lo hacéis con prontitud, y parece que hay algunos que no solucionáis, pero, cuando es realmente necesario, os ponéis a ello, y más bien tarde que temprano, utilizáis alguna solución que actúe, al menos, de parche, que solucione el problema de alguna manera..

En realidad, no queréis vivir una vida apacible, sino que intentáis llenar cada día de emociones, sentimientos, y razonamientos, y con todo ello percibís una sensación de avance en vuestras vidas, egoístamente porque vuestro enfoque es puramente individual, pero así os sentís vivos, y le asignáis la palabra dignidad a este concepto, apoyado por el término de libertad, derecho, querer, posibilidad, opción personal, etc.

PABLO - Vosotros, no habéis aún recapacitado en ello lo suficiente, pero éste egoísmo nace de mi, y es el instinto más importante que hay en todo. Reconociéndolo sabréis que yo estoy en vosotros, y que formáis parte de mí, pero también lo transmitís a lo que de vosotros se origine, que además, estará formado por parte de cada uno, como no podía ser menos.

Ésta, es la máxima que hay en mí, que todo ha de contener algo de su procedencia, y aportar algo de sí a lo que de él proceda. No podréis desligaros de ésto.

HELENA - Veréis, vosotros os imagináis cómo es la vida, y la intentáis demostrar en cada aspecto que descubrís, utilizáis para ello de la imaginación (o la intuición), incluso, hasta os sumergís en complicados laberintos de razocinios, tras los cuales establecéis la verdad. Porque es eso lo que queréis vivir, la verdad. Podemos decir que os lleva de cabeza la verdad.

El pensamiento os ha introducido en infinidad de situaciones que os han traído al presente, algunas realmente crueles, pero también realmente evolutivas. Tened en cuenta, que con cada paso que habéis dado os habéis ido incapacitando para el entorno natural, pero, os fortalecía en el entorno artificial que creábais.

Fijaros, el pensamiento, os ha ayudado a crear y utilizar herramientas, también habéis descubierto medicinas que os ayudan a superar las enfermedades y prolongáis la vida, usáis zapatos, vestimentas, sombreros, guantes, bufandas y hasta pasamontañas. Todo ello os hace estar bien, a salvo de las agresiones externas, es sólo una muestra de vuestra actitud, pues tendéis a acondicionar el ambiente, guisáis los alimentos para ayudar a la digestión, os aseáis con frecuencia, etc., y todo ello ha contribuído a que podáis relajar vuestra atención de los peligros y agresiones externas, incluso os asociáis en grupos y formáis sociedades, cuya función, más básica, es dar por sentado determinadas cuestiones comunes para avanzar como grupo, en fín, lo que llamáis progreso, ciertamente que habéis progresado mucho desde esos animales que fuísteis, pero, todo ello os ha separado más de vuestro entorno natural, de manera que mientras os protegíais de las inclemencias, vuestro cuerpo perdía capacidad de adaptación frente a ellas, conforme avanzáís en la medicina y en la ciencia, cada vez sois más enfermizos y debiluchos, las sociedades, en su afán por gestionar las materias primas, las selecciona, explota y modifica a su antojo, y convierte a las personas, en meros peones del avance exigido, y sus vidas quedan esclavizadas a las leyes humanas, que superan en importancia a las naturales….

PABLO - Tened en cuenta, que el medio natural es vuestro entorno, y no podéis salir de él de ninguna manera, necesitáis, entre otros; comer, descansar, relacionaros, reproduciros, y finalmente moriréis, y por mucho que consigáis una situación real absolutamente artificial, incluso aunque podáis colonizar planetas o galaxias, nunca podréis sustraeros de las tres obligaciones de todo ser natural. 

A veces, parece que no os dáis cuenta de que no os necesito para nada, porque sin vosotros, yo seguiría existiendo.

HELENA - Mirad, tenéis creencias y profesáis fes, y todo ello pretende dar alguna base, en realidad intelectual, a un abanico de posibilidades de lo que aún no entendéis, y es por ello que, por todas partes, asignáis a las deidades y supersticiones la existencia de cuanto desconocéis, siempre lo habéis hecho así, pues precisáis de encontrar una verdad, y sois capaces de inventaros una razón más elevada a la que agradecérselo, situándola en el mundo de la espiritualidad, y ésto, si echáis una mirada a vuestro pasado, ya ha sucedido antes, llegando incluso al engaño y la superchería.

Vuestro avance evolutivo actual os hace comprender que, ésto es así. Ahora, entendéis muchos de los entresijos de la realidad gracias a la ciencia, como por ejemplo el poder de las hormonas, el de la sugestión, que una fiebre ya no es nada mágico ni proviene de nada maligno más allá de una enfermedad, como tampoco echar espuma por la boca, o que existen fuerzas que no se ven, etc., PABLO - pero os falta por aceptar que después de la muerte, no existe nada más que vuestro digno regreso a mi, y ello es con vuestra descomposición, y tened claro, que ningún faraón o mandatario ni persona insigne, regresó ni regresará nunca, una vez se reintegre a mi…

Lo importante de vuestra vida, es que seáis naturaleza, eso se manifiesta con vuestra tendencia a la relación social personal, pero no sólo entendido sexualmente o políticamente, sino que preparáis así a los siguientes para que sigan siendo humanos, y en ello, naturaleza. Lo importante es siempre la información que aportáis al entorno, que le hace ser lo que es, y ésto se consigue bien con la misma reproducción bien con la transmisión de información.

HELENA - Hasta aquí, espero te veas reflejado o reflejada en lo básico, hay muchas otras explicaciones, pero, así sois en esencia.

Mirad, os lo voy a explicar muy clarito, abrir bien la mente, que todo tiene su razón de ser.

Veréis, al principio de todo, estaba yo, incluso antes del principio de todo, porque “yo fuí ese principio del que todo salió, y seré siempre el principio, del, y desde, el que todo SURGE”.

Verás, no es difícil, yo estoy en tí y lo sabes porque tú sólo puedes hacer lo que te ha sido transmitido, pues, en última instancia, eres naturaleza, y todo cuanto eres es por esta causa.

Esta transmisión que contienes, se debe a la influencia que se produjo entre individualidades compatibles, que tras su repercusión mutua, fueron tu principio. Éstas, se generaron de similar manera a ti, y sólo hicieron lo que pudieron hacer, según sus facultades y potencialidades, que se concretaron como lo que se podrían dar en esas circunstancias concretas, siguiendo el principio de causa y efecto. A su vez, ellas provienen de algo similar que las generó, y así hasta su inicio... lo cual demuestra que toda esta cadena de transmisión proviene de un sólo inicio. Éste soy yo, y desde entonces estoy en cada concrección, así que cada individualidad, es una concreción de mi.

Mira, me puedes comprender a través de tí, tus acciones son siempre un principio que repercuten con las circunstancias existentes, y ¿acaso cualquier cosa que salga de ti no es en alguna medida tú? En una conversación, o la reproducción, o en cualquier acción, hay una parte de tí que se relaciona con algo, u otra parte, de otra persona, y crea algo que antes no era, pero éste resultado siempre tiene su parte de genuino porque tiene características muy propias, y proviene, en la medida que corresponda, de cada una de las influencias que se dieron hasta este momento, entre ellas estás tú.

Piensa en una mezcla, una aleación, una reacción química, etc. Siempre hay unos elementos de los que surge otra cosa, y ésta es el inicio de ulteriores repercusiones, pero su origen es cada uno de los elementos iniciales, entre ellos, yo como origen primigenio.

Bueno, eso es el primer razonamiento, todo es un inicio, que no hay que perder de vista y está íntimamente ligado a otro que es:

Segundo razonamiento, “No puede haber nada que no contenga a su principio”.

Como yo soy el origen, todo parte de mi. Yo os transmito parte de mi en vuestra concreción, y a su vez, vosotros transmitiréis parte de vosotros a otros de manera análoga. Pensad en la reproducción, o la conversación, o la mezcla… cada cual tiene una potencialidad heredada de su origen, que reacciona con otra y el resultado actúa de inicio, tras la reacción se genera algo posible, por lo que cada cual es en sí un principio que contiene a su origen en alguna medida.

Ahora, el tercer razonamiento;.No puede haber nada que no se transmita.

Piensa en una obra literaria, un artículo de tu interés, la nota de un exámen, una noticia relevante, etc., es pura intelectualidad, ¿verdad?, pero al conocerla, comprendes que hay una transmisión de quien lo genere hacia ti, dejando parte de su mensaje en ti, que, tenlo claro, nunca quedará olvidado del todo, pues interactúa con todo tu ser de alguna manera y te modificará en tu comportamiento, aunque sólo sea un poquito, haciéndote distinto, porque tus decisiones van a estar influenciadas por esa información, aunque no seas consciente de ello.

Éste es un cuarto razonamiento: toda transmisión es útil para el contexto.

Más claro aún, si de repente escuchas la palabra PELIGRO, o CUCARACHA, o RATÓN, o la nota de un exámen,,,, ¿Acaso no te condiciona?, no lo dudes, después de escuchar esa palabra que atrae tu atención instintivamente, tu comportamiento ya no será el mismo que si no lo hubieras escuchado, dependerá del contexto, pero, te cambia.

Continuemos, veamos, dentro de tu ámbito de influencia, se producen relaciones que tienen que ver contigo, y viceversa, lo cual te posiciona a ti frente al contexto y a éste frente a ti. Ésto es inevitable porque en ese escenario no existe la no influencia.

Quizá, fuera de tu ámbito de influencia sucedan cosas que no te repercutan, pero si alguna de las repercusiones lejanas entra en tu ámbito, entonces, aquella influencia de fuera de tu ámbito te repercutirá, de modo y manera con la que te alcance, lo cual generará que te posiciones frente a ese nuevo contexto y a éste respecto a ti.

Quiere esto decir, que nada es en sí y por sí mismo lo que es, sino que en realidad, todo, o cada concreción, es la resultante de las repercusiones, y ésto es lo que le hace ser.

PABLO - Bueno, y así llegamos a una variación de éste cuarto razonamiento, pues todo lo que se genera es una resultante de esas transmisiones. Este razonamiento es el que da validez al primer, segundo y tercer razonamiento, pues; esta resultante es algo útil en esa realidad. contiene algo de lo que lo originó y es un principio en sí mismo. De manera que esta terna es la que me conforma y actúa como constante en todo, incluso para ti.

“Los tres razonamientos son interdependientes y dan validez a la afirmación de que todo es un principio, y contiene algo de su procedencia siendo una resultante que actúa como principio. Una vez llegados aquí empezamos de nuevo con este razonamiento.”

HELENA - Nada ni nadie puede desligarse de ésto, pero ésto no es un razonamiento, sino la base de todo, es decir,: YO, LA NATURALEZA, porque todo es naturaleza.

Imagino que os habréis quedado estupefactos, pues todo esto parece demasiado básico, pero, es así y te voy a poner ejemplos…

LAURA - Cualquier ser vivo de cualquier especie, es en sí un principio que interactúa con su entorno generando situaciones nuevas que contendrán parte de sí mismo, serán la resultante entre las circunstancias concurrentes, y nuevos principios.

Las cosas materiales, están formadas por su composición química, son la resultante de las circunstancias que las generaron, mediante la interacción de circunstancias concurrentes, y finalmente se convierten en principios.

HELENA - Los números, cualesquiera, por obvio que sea, son al anterior o al posterior según la razón que hay entre ellos, ésta es común a todos los números de esa clase, los números de distinta clase no se pueden relacionar entre sí, y en la naturaleza no existen los números más que como abstracción mental. Son verdades universales, aunque abstractas e intelectuales. LAURA -Cada número tiene una relación con su anterior y posterior que le da su razón de ser, cada número se puede relacionar con otros de su misma clase, dando otro número de la misma clase, y éste número es el punto de partida para que todo ello se vuelva a producir.


3+5 = 8

8+7 = 15

8+15 = 23


Cada número es un principio, y contiene algo de su procedencia, cada número aporta algo a lo que de él proceda mediante la transmisión posible con el medio, pues es una resultante que es, a su vez, un inicio.

HELENA - Las frases, en un sentido muy amplio, son la manera con que las especies de seres vivos se comunican, éstas pueden ser incitadas desde gestos, olores, sonidos, apariencias o una combinación de ello. Quizá sean ininteligibles para otras especies, pero en cualquier caso, no son más que comunicación que, al menos, una especie utiliza como manera de repercusión con el medio, e incita a actuar. A su vez, el estado al que se llegue, se le considera un inicio de siguientes frases.

LAURA - Cada frase es un principio, y contiene algo de su procedencia, cada frase aporta algo a lo que de él proceda mediante la transmisión posible con el medio, pues es una resultante que es, a su vez, un inicio.

HELENA - Los objetos, las ideas, los seres vivos, la nada, el vacío, etc., todo cumple con estas premisas, a priori obvias e inútiles de recapacitar pero, no hay nada que no contenga mis leyes, primero las básicas, éstas tres, y después las concretas de su ámbito físico.

Las ciencias son la forma con que me podéis conocer, desde ellas os planteáis preguntas sobre cómo soy, mediante el razonamiento alcanzais evidencias de la verdad y proponéis la solución real de cómo soy. Incluso aquí hay terna, cada ciencia es un principio, y contiene algo de su procedencia, cada ciencia aporta algo a lo que de él proceda mediante la transmisión posible con el medio, pues es una resultante que es, a su vez, un inicio.

Sin entrar en más detalle, hay que darse cuenta que siempre hay una terna de dependencias en todo, INICIO, REPERCUSIÓN- RESULTANTE y nuevo inicio.

Incluso en la energía misma, ésta es la mínima expresión de lo que puede ser algo, pero a la vez, lo es todo cuando no hay nada, a su vez, de ella surge la materia como una forma de repercusión que es un nuevo inicio.

LAURA - Pues eso soy yo, pero todo junto, así que … Yo soy todo lo que se puede generar de mí, soy cualquier tipo de repercusiones posibles y genero nuevos inicios. Así que soy la dinámica de generación de posibilidades.

HELENA - Ahora bien, ésto que parece tan básico, se complica mucho en la realidad, porque las leyes físicas, biológicas, psíquicas, etc., en las que está el mundo embutido según su ámbito, lo complica sobremanera ante las interacciones posibles.

HELENA - Así que tú tienes una impresión de tí mismo, ésta dependerá de la ponderación entre tus necesidades y tus expectativas, y la resultante de ello te genera sentimientos, que son los que te dicen cómo estás, entonces utilizas la razón para encontrar la manera de conseguir sentimientos más favorables.

Esto lo haces siempre, en todo momento estás evaluando la situación, y adquieres una valoración subjetiva a través de tus sentimientos, lo cual no te ayuda a cambiar, sino que lo utilizas como información para razonar, normalmente hacia algún procedimiento para intentar adquirir sentimientos favorables, es decir, que te hagan comprender que estás bien. No te basta con saber que estas bien, sino que tienes que sentirlo.

En cualquier caso, tu importancia sobre ti mismo es relativa, pues sólo te necesitas cuando no estás bien, y cuando estás bien, eres indiferente, y te sientes estable. Es como el hambre o la sed, sólo cuando aparece la sensación en cuestión, es cuando los sentimientos se activan, generándote malestar o necesidad, y la mente empieza a elucubrar alguna manera de superar esas sensaciones tan molestas, que a priori sólo son sensaciones, pero de perpetuarse en el tiempo, lo sepas o no, morirás, y entonces, ya no podrás repercutirte con el contexto, no podrás ser principio, ni nada podrá contener nada más de ti que tus últimos aportes alimenticios, para que otros a los que le sirvas de alimentación, puedan seguir viviendo. Y como ésto atenta contra estas básicas y elementales leyes comunes a todo, es por lo que actúas.

Has de comprender que si estás sometido a estas leyes o dependencias, es porque para mi eres fundamental, ya que tú eres un colaborador mío en la dinámica de generación de inicios, pero sin tí, todo continuaría siendo yo.

Tú eres necesario para esta forma de mi que eres tú, y siendo tú, yo estoy siendo satisfecha, pero si tus acciones conducen a tu extinción, yo seguiré volcándome en aquellas representaciones de mí misma que sean capaces de automantenerse en mi, y les dotaré de aquello que por tú repercusión ellos estaban mermados, y podrán ser más ellos mismos, aumentando en facultades, pues las limitaciones que ahora ya no les afecten, serán motivaciones de avance.
LAURA - ¿Tienes predisposición ?

Ya, lo sé, en este mundo de problemas, de necesidades económicas apremiantes, de injusticias conceptuales por las que se rigen los gobiernos, etc. Te pregunto si tienes predisposición ante esta “entelequia”, ¿a quién quiero engañar ?

Cada uno se preocupa por vivir, por no sufrir demasiado, por reír cuanto pueda, y así es que parece que cada cual sabe lo que le motiva, lo que hace cada día para llenar sus lagunas, dudas e incertidumbres, y sabrá responder a ésto, tras lo cual, puede que asigne un rato a atender a esta apuesta que formulo.

martes, 9 de abril de 2019

Sociedad virtual


Vivimos en una sociedad verdaderamente compleja, no sólo porque es mucho más amplia que las fronteras propias locales, sino porque continúa hasta todo cuanto conocemos, incluso el espacio.

Se ha conseguido una uniformidad de criterios en lo que se denomina “democracia”, tal es el caso que si acudimos a cualquier ciudad, lo más normal es que nos sintamos bastante identificados con la mayoría de las costumbres sociales básicas, desde la utilización de los colores en las señalizaciones viales, la generalización de elementos de consumo, la forma de construcción, la distribución de las viviendas, etc. notaremos que hay muchos elementos comunes que las ciudades adoptan como signos de avance social. No digamos ya en lo referido al ocio, la forma de divertirse y compartir el tiempo no laboral. En realidad, cada ciudad, parece que pretende evocar una idea universal.

En fin, que si te vas a Nairobi o a Washington o Moscú o Madrid, o a México, o a cualquier ciudad ocidentalizada y capitalista, … comprendes que si no es por el idioma, los usos y costumbres locales, casi seguro que eres capaz de no sentirte demasiado ajeno. No así ocurre con el otro tipo de viajes más arriesgados como los rurales o los de aventura, pero, tras todos ellos lo que se busca es poder acudir a un grifo, o una ducha, y usar cubiertos y más o menos cómodas camas para descansar y rumiar los recuerdos que esa experiencia te haya podido dejar para contárselos a tus amistades y entorno social.

Cuando estás en casa, delante de la televisión o con internet, nos sentimos muy universales, y ya no tenemos más necesidades que las sociales en todos los sentidos, desde donde tan sólo tenemos que extender el brazo para acceder a casi cualquier bien o servicio. Así es que donde acudamos es para resarcir nuestras necesidades pagando por ello el precio que esté marcado. Total, que nuestra desconexión es prácticamente total con la naturaleza, a menos que tengamos esos animalitos de compañía que también adquirimos como posesiones, lo cual estará justificado bien por el uso que se le pueda aprovechar o por su simbología social.

En fin, que quizá, para la mayoría de la población, sobre todo la más desconectada, ya no es necesario matar a un animal, ni siquiera para adquirir sus nutrientes o sus pieles para protegerse del frío, ni tampoco les es necesario cultivar nada ni fabricar nada, es más, la sociedad actual antepone su entorno emocional a todas estas actividades, y como desconocen el instinto de supervivencia, denuncian que todo ello se hace produciendo sufrimiento, y razonarán su pensamiento concluyendo con que todo ello se produce sin las medidas de precaución oportunas, pues se demuestra que se está dañando la salud de las personas y la del propio planeta. Se convierten en adalides de la humanidad proponiendo mejora y avance, porque su visión del mundo es más avanzada y, ciertamente, ellos tienen razón.

Tienen razón porque han aprendido que la vida es así, para ellos sus necesidades se suplen así y su mentalidad está exenta de los esfuerzos necesarios para conseguir llegar al momento en el que están, por lo que son capaces de pensar sin tantas imposiciones, aunque a la vez, ellos parten de unos avances que antes no existían y ahora pueden ser aplicados.

En realidad, son conocedores de su realidad, aunque sepan y conozcan que la leche sale de las vacas y ovejas también saben de leches vegetales, y a demás conocen el proceso de pasteurización al dedillo, y la capacidad energética y la benignidad y malignidad de ello… la cuestión es que, al final, la leche sale del cartón que se compra en la tienda o el supermercado y se adquiere con dinero, y el esfuerzo que supone es el de tener ese dinero, que, inicialmente te lo dan tus familiares y posteriormente lo consigues con tu trabajo.

Para ellos, los animales son seres sintientes, que tienen derecho al buen trato emocional y hay que aguantarlos en la mayoría de sus actitudes aunque sean molestas, aunque también saben que algunos se pueden adiestrar y usar, pero, los tienen como símbolo de su concepto, más que por el mero amor hacia el animal, al cual le vierten actitudes emocionales similares a como si fuera una persona del entorno familiar, e incluso, pueden preferirlo a otras personas, por la ligadura emocional que tengan con cada cual.

En realidad no están faltos de razón pues de esa manera los animales no segregan esas sustancias hormonales que endurecen sus carnes o perjudican a su sistema inmunitario mermándoles en su potencialidad o generando su mal comportamiento.

Esa es la situación, su mundo es así y son portadores de una mentalidad más avanzada hasta que tienen que vérselas con la realidad de buscarse las lentejas, entonces, todo lo que saben y lo que soñaban, tiene que entrar por el tamiz de la realidad económica y empiezan a darse cuenta de que la leche no sale del cartón sino del dinero, y éste no sale del bolsillo sino de quien te lo paga por hacer el trabajo que te requiera para obtener él su beneficio antes que tú, del que te da una pequeña parte, que es la que deberás usar para poder mover el brazo para adquirir bienes y servicios que te posicionarán en este entorno universal en el que te encuentras.

De ésta manera, se cierra el círculo y te conviertes en ese que antes mirabas con ojos de inocencia e ignorancia y como sin saber exáctamente ni cómo ni por qué, has llegado a ésto, y quizá, a veces añores esa facilidad vital que te proporcionaban tus familiares al darte ese dinero con el que obtenías tu bienestar mientras llegabas a tu adultez.

Sea como fuere, estás, estamos, encerrados en este círculo, y nada ni nadie se sale de ello, así que te vas implicando con tus estudios, tus relaciones sociales, tus entornos grupales afines, etc. y tras ello, ocuparás ese puesto que la sociedad te tiene reservado y que tú, aún, ignoras. Con suerte, algunos de estos portadores de ideas, serán capaces de ir proponiendo sus conceptos y ser medidos desde ese mismo tamiz con el fin de generar un paso más en el sentido de avance y así proponer adaptaciones evolutivas a la sociedad sobre los retos que le suponga el momento histórico.

Esta sociedad, en parte separada de la naturaleza, gracias a la inventiva y la energía de la juventud, va adaptándose en el siempre complicado binomio rentabilidad - apuesta de futuro ahondando en las necesidades nuevas que van surgiendo, y quizá, se ahonde más en esa separación con la naturaleza creando un mundo más tecnificado. Dicho mundo, que es en el que estamos, atiende a sus propios retos, a los cuales intentará proponerles soluciones tecnológicas allá donde sea necesario y siempre con el fin de la rentabilidad económica, de manera que cualquier ser humano es capaz de entender que es eso lo que él mismo busca para su vida, ya que los avances sólo sirven para eliminar trabajos para obtener el beneficio deseado. Como ejemplo, el café de la mañana, ya no tienes que tener la plantación, sino que ahora programas la cafetera para al levantarte lo tengas a la solicitud de tu mano.

Todo ello lleva aparejado una racionalización social que visto desde el presente siempre será restrictiva, pero visto desde la esperanza es necesario, lo cual servirá de aliciente para la siempre controvertida política a aplicar y que dará lugar a escenarios legales que harán la sociedad del futuro. Sólo es de esperar que sea lo menos hiriente posible, pero hiriente siempre será.

Por último, hemos llegado a la separación total con la naturaleza, pues el ser humano es víctima de esas políticas que aunque a priori son para mejor, no dudan en convulsionar cuantos conceptos estén establecidos para promover conceptos nuevos que justifiquen tanto cambio. Así, los seres humanos, cuanto más ligados están a las políticas, menos libres son, pues su mente se dirige al único camino posible marcado por dichas políticas, y, además, fuera de este compendio, no hay existencia posible.

Este tipo de mundo por el que se vive, no es el estricto mundo natural, sino un mundo que tras haber superado las necesidades primarias se enfrenta a las siguientes necesidades generadas por el siguiente paso social, y tras él, otros se irán produciendo hasta conseguir la virtualización de los seres humanos en unos conceptos tan separados de la realidad que les abocará a la misma desaparición social tal y como fuera concebida.

En realidad, tal y como nos ocurre a todos, la suma de los actos que te han conducido al presente también te separan de lo que fué aquel presente cuyos pasos generaron el futuro en el que ahora estás y ya es tan inevitable como imprevisible es aquello en lo que se ha convertido el mundo, pues, aunque con la perspectiva del futuro se conocen los errores, con vista de presente, rara vez se reacciona a algo distinto que no sea la supervivencia, y ésta tendrá el signo que la virtualidad de tu mundo, le otorgue.

jueves, 28 de marzo de 2019

Historia de la Nada...


Te voy a contar una historia que puede impresionar, porque, puede que te deje en un estado de incertidumbre en el que te cuestiones aspectos de la existencia que no creías que pudieras contemplar. Si eres de las personas que están basada en un sistema de creencias, lo normal es que rechaces este escrito, pero te advierto que igual, tu próxima crisis estará influenciada por esto que vas a leer. Ello, quizá, no sea inmediato, incluso es posible que cuando entres en ella no la relaciones con esto que estás haciendo, pero, una vez lo leas, ya formará parte de tu inconsciente y cuanto más tiempo pase, más se ligará a tu subconsciente, así que, toda acción que realices, estará ligada a este inocente momento de lectura, que también intentaré sea de tu agrado…

Imaginaté, si, a ti mismo o a ti misma, no te veas como lo que eres, sino imagina que todo ese mundo en el que depositas tu confianza de futuro, en realidad sólo sirve para una cosa, que por ahora, no eres capaz de averiguar.

Imaginaté, que estás en un mundo distinto del que conoces, no hace falta que concretes, sólo: eres, estás y existes en otro mundo, con otras circunstancias, con otras dependencias, con otra forma de vivir, de pensar, de sentir…. no concretes aún.

En ese nuevo mundo, estás tú y cuantas otras circunstancias como tú se encuentren, todas están, son y existen por los mismos motivos que tú, es decir, por encontrarse haciendo este esfuerzo que yo ahora te pido, el de imaginarte de esta manera.

Cada cual será como sea, da igual si están cerca o lejos, si sois iguales o distintos, si necesitáis de lo mismo o no, si hacéis o no lo mismo ... da igual, lo importante es que son, están y existen en ese espacio imaginativo común. Si quieres, tómate un tiempo para recrearte en ello e intenta maravillarte con tu propia imaginación…

¿Yá ?. ¿Tienes claro cuál es tu mundo ?, espero que si, para que podamos seguir los dos juntos en este trayecto. De lo contrario, intenta, por lo menos, maravillarte, aunque sólo sea una vez, con tu imaginación, respira hondo, cierra los ojos, aprieta los párpados hasta que notes ciertas lucecitas o cambios de luz provocados por la presión que estás ejerciendo, y déjate llevar por ello, como si estuvieras nadando, buceando o viajando en una nave espacial, o en motocicleta, o quizá usa el medio de transporte que te inventes, ni siquiera tiene por qué existir aún, en fín, libérate de tus cadenas y sé tú, viaja, simplemente viaja, pero el medio que sea tu imaginación, y el destino el de maravillarte un poquito de ti, o un mucho.

¿Yá ?...

Bien, ahora ya tienes claro que existe otro mundo, que aunque nadie lo conozca más que tú; es, está y existe porque tú le has dado vida, y a demás, dejas la puerta abierta a que otros mundos estén en ese imaginativo momento como tu, cada cual con sus particularidades, pero están, son y existen porque tú lo quieres así.

Ahora, no imagines nada, simplemente, abre los ojos, de golpe, y deja que la luz fuerce a tus músculos oculares a contraer bruscamente tus pupilas, lo hacen para protegerte de la agresión que la mera e inofensiva luz te puede causar, y entonces cierra los ojos, y nota cómo sientes alivio, siente cómo se va amortiguando la repercusión tanto física como lumínica, pues en tu retina aún hay huella lumínica que hace reaccionar reflejamente a tus músculos, hasta que, tras un cierto tiempo, ya vuelves a volar, o navegar, o surcar el mundo imaginario que habías creado.

Un mundo en el que te sientes libre, aunque repercutido por las agresiones externas, y en él, éstas pueden ser un malestar, es decir, algo que desplaza tu estado anímico en el que estabas por otro de reacción, y lo que persigue es volver a encontrar ese estado anterior conocido tan aceptable como, ahora, necesario, pues lo has puesto en comparación con esta agresión y lo encuentras muy aceptable, quizá deseable.

Sigue volando o navegando por tu mundo, maravíllate de esta sensación de libertad imaginativa que tienes, aquí cabe todo lo que tú quieras, sin represiones ni límites, sólo imagina y métete en ello.

Así, en este estado, acaricia tu antebrazo o tu rostro, o tu muslo, o cualquier parte de tu cuerpo, utiliza una mano o una parte del mobiliario o con algún tejido que tengas cerca, da igual, pero acaríciate, levemente, sin insistir en exceso, sin raspar ni arañar, tan sólo, acaricia como quisieras recibirlo.

Notarás que ese estado volátil en el que te encontrabas se ve amplificado por esa sensación que otros agentes te han proporcionado, es cierto que tú has sido quien lo has generado, pero, gracias al tacto sumas a tu estado, éste otro, y ¿dónde te encuentras?

Si quieres vuelve a insistir, quizá con otro textil o cualquier objeto, en vez de donde antes ahora en otra parte, da igual que sea la cabeza como el sexo, el dedo como la uña de un pié, el pómulo como el vello corporal, da igual, recréate en esas sensaciones que unidas a tu viaje imaginativo, te conducen a otro estado, quizá placentero.

Deja que pase un tiempo mientras las sensaciones reflejas dejan de producirse, no luches contra ellas pero tampoco las desees, tan sólo, permite que desaparezcan y vuelve a tu estado de viaje imaginativo durante unos minutos.

Bien, ahora, de golpe, vuelve a la realidad, despierta y cambia tu postura, da un pequeño salto y levanta los brazos, abre bien los ojos, siente todo lo que hay a tu alrededor y reconócete como quien eres de verdad, incluso, mírate en un espejo si lo tienes a mano, en definitiva, vuelve a ser tú.

Tú, sí, tú,, ahora ya tienes otra situación, la imaginación te ha hecho experimentar tres sensaciones, una que es la de tu imaginación habitual, que como es tuya la has creado para tu beneficio personal resultando ser agradable, y en ella has experimentado dos más, la incomodidad y un estado más placentero, pero sólo en el primer caso has deseado volver a la imaginación y en el segundo has encontrado una incomodidad por volver, ya que lo otro era mejor. Has comprendido que quieres estar bien, que ese es el estado deseable, aunque sea en la imaginación, sin mayores implicaciones reales, hasta así se quiere estar bien.

La tercera situación eres tú, ese que en el espejo ve su reflejo y atusando su cabello, interpreta sus facciones dentro de un concepto personal, y eres quien, tras examinarse, parte hacia un mundo que le espera con un concepto de sí mismo muy particular.

Bien, ese tú, ahora lleva un bagaje imaginativo potenciado, sabe de bueno y malo, es capaz de comparar entre lo que la realidad le proporciona y lo que su imaginación le ayuda a comprender, es decir, le informa sobre aquello que puede ser mejor.

Haz tu día cómo se te presente, realiza las cuestiones que tengas programadas y deja que el día se complete. En él habrán ocurrido todo tipo de situaciones, se te habrán generado una variedad de sensaciones, te habrán surgido sentimientos de varios tipos, tu mente no habrá parado de buscar la lógica en todo, al menos de buscar respuestas para hacer lo que hayas hecho y comprender el por qué de lo que sucede, aunque no sean compartidas o comprendidas o beneficiosas para nadie más que para tí, pero has encontrado un día de afirmación personal, de implicación en tu vida un día más.

De todo cuanto has realizado, hay tres intenciones que han regido todo tu día, por un lado el de subsistir, es decir: comer, defecar, orinar, sudar, digerir, caminar, hablar, mirar, oír, etc., todo aquello que no puedes evitar hacer y te viene dado por ser el ser natural que eres. Por otro lado, has intentado ampliar tus conocimientos, de alguna manera, tu mente te ha enseñado algo, la realidad te ha mostrado alguna faceta o visión distinta de las cosas o situaciones, e indiscutiblemente habrás incidido en alguna habilidad que realizas habitualmente, así que almacenas en tu memoria informaciones que cotejarás con el resto de tu bagaje y te servirá para estar mejor preparado para mañana. Por último, seguro que te habrás relacionado con alguien, aunque sea una persona a la que le pagas por un servicio o producto, para hacerte con algo que necesitabas. Es inevitable no relacionarse, aunque sea caminando, o con la simple visión de la gente pasar, con el ambiente natural que nos rodee, con las personas y sus fragancias y sus ademanes, en fin, y mucho más si la relación ha sido más intencionada e interesada, entonces se acelera todo el proceso.

En definitiva, son estas tres intenciones las que contemplamos en el espejo cuando nos miramos, de alguna manera, nos vemos en lo que de ellos resultamos, así que, por ejemplo, si hay hambre nos vemos delgados, si no tenemos amigos, nos veremos serios o cerrados en nosotros mismos, o si las relaciones no han sido positivas o esperamos algo de las relaciones, nos preparamos para ello en el espejo con, por ejemplo, una sonrisa o fruncimos el ceño.

En realidad, comprendemos mejor a ese que aparece en el espejo que a nosotros mismos, precisamente porque es quien refleja lo que somos, queremos y deseamos. Esa imagen es la resultante imaginativa de las expectativas a las que somos capaces de aspirar.

Estas tres intenciones son similares a aquello que antes iniciamos con el viaje sensorial imaginativo, solo que ahora estamos despiertos y en vez de vivir una experiencia sin peligros, lo que vivimos es el continuo riesgo de experimentar la vida.

Ahora todo es el viaje de estar vivo, donde podremos experimentar desde el agrado al desagrado, desde continuar vivo a estar muriendo, en definitiva, nada se nos escapa y en primera persona tenemos que encajarlo en el sitio más difícil de todos, uno mismo, si, ese mismo que cuando se mire al espejo, se autochequea, se evalúa y se compara con los fines que se propone, en fin, no es por señalar, pero, cada cual que se declare a sí mismo si se reconoce o no en ello.

Cuando todo va bien, la experiencia vital va desde la normalidad hasta el aburrimiento, cuando todo va mal, la experiencia va desde la desesperación hasta el estoicismo, y cuando nos encontramos en término intermedio, unas veces habrá de una cosa y otras de otra, según sintamos o creamos donde lógicamente que estemos.

En realidad, esa es nuestra vida, un sobrevivir, un relacionarse y un aportar más conocimiento, no hay más movimientos que estos, y todos los que se nos ocurran cogen de uno u otro o de varios de ellos, así que es por eso que somos una resultante de los tres ángulos de ese triángulo.

No es de extrañar que ante esta situación, el ser humano haya creado las religiones y las ideologías, porque dan una respuesta a todo ello, ya que si te sumerges en cualquiera de ellas, te hará sentir tan útil como adherido estés a su obediencia.

No es de extrañar que tras ellas, lo que se pretenda, es dar respuesta a ese por qué, del por qué somos tan avanzados, y a la vez tan pocas respuestas podemos dar sobre el más allá de la vida, así que nos inculcan de pequeños la fe en lo injustificable, y nos dará la razón aunque nos manipulen con los sentimientos para apaciguar el posible descontrol al que nos puede avocar el libre albedrío, ya que si no existe nada más detrás de la muerte, para qué ser buenos o malos, tan sólo se ha de ser lo que a cada cual le apetezca o surja y nada más.

En fin, en la realidad inevitable, también te acaricias con los medios a los que te acercas, y de ello adquieres experiencias, unas te sitúan en un viaje positivo y otros hacia algo más negativo, aunque no por ser positivo o negativo sea mejor ni peor, pues por naturaleza cualquier desgaste lo notamos a priori como negativo y cualquier beneficio con el menor desgaste como lo más positivo.

A ese viaje real le añadimos ese otro viaje imaginativo, entre los cuales intentamos sacar realidades escondidas gracias a las cuales avanzamos, y lo hacemos tanto como que somos nosotros, seres cuyas aspiraciones son dos, por un lado superar la supervivencia y por el otro, adquirir el mayor bienestar posible dentro del medio en el que te desenvuelves.

Nos pasamos la vida siendo así, en el equilibrio social en el que nos contextualizamos, donde estamos culturalmente enmarcados históricamente creando todo aquello que socialmente sea suscitable como avance, dejando esa huella como muestra de superación. Como cualquier cultura, a sabiendas o no, dejamos nuestro recuerdo para el siguiente paso, que podrá ser una persona o una civilización separada por cientos o miles de años, que al estudiar estos restos, comprenderán las ideas fundamentales que nos movían, así de simple.

Entonces harán como hacemos nosotros, mirar los restos de otras culturas y civilizaciones pasadas, escudriñando ese reflejo que dejan sus restos, e intentarán comprender cómo eran, su por qué y hacia dónde se dirigían. Como norma general, se sorprenderán de la magnificencia a la que se llegó, y a la vez, surgirá un gran asombro por la desaparición de dicha civilización, pues una vez más, por grande que se haya sido, desaparecerá evolucionando en otra u otras, tras huir de aquello que las minó hasta su desaparición.

Comprenderán, entonces, que ellos provienen de aquello, que sólo son un algo después, y pondrán su cultura en comparación con aquella que están estudiando, pero, después de ese estudio, como quien ve un animal muerto en el margen de una carretera, lo dejará allí esperando a su descomposición natural, tras la cual, la naturaleza misma se beneficiará alimentándose de sus componentes en animales, plantas, insectos, y cualquier tipo de seres que por allí se acerquen, y puedan aprovechar algo de esa materia prima que es ofrecida sólo por estar allí.

Dicho acto es el último al que seguro llegará todo lo natural, y a buen seguro que sintió, sufrió, obtuvo placeres y se relacionaría, tanto para tener descendencia como para aprender de otros. A buen seguro que era un concepto en sí mismo, para unos de temor, y para otros de normalidad, probablemente era padre o madre, era sustentador de necesidades, y a buen seguro que también se aprovecharía de otros seres accesibles solo por estar allí, bien vivos o muertos, y también de otros a los que buscaba para poder subsistir, y ser ese concepto espiritual que representó para el medio, aunque no pudiera mirarse en un espejo.

Y hasta es probable que alguna vez hiciera un ejercicio imaginativo en el que voló sin volar, sintió agrado y asombro, quizá incomodidad y placer, intentando obedecer a quien le propuso hacer ese pequeño ejercicio, tras el cual, y después de haber sido consciente de al menos un día de su vida, comprendiera que, por mucho que haga, sienta y se repercuta con el contexto, por mucho que signifique él para otros y otros para él, una vez deje de respirar definitivamente, sólo quedará lo que transmita, y aún así, sólo permanecerá el uso que de ello se pueda aprovechar, quedando su memoria permanente en este mundo del que él ya nunca más volverá a ser nada más que esa descomposición, incluso de su memoria.

Ni hombres ni mujeres por relevantes que fueran para su tiempo o para el futuro, ya no son nada más que esa utilitaria practicidad de su saber, porque después, como se demuestra, por mucho que creyeran en un más allá, o en una grandeza posterior, por mucho que momificaran sus cuerpos, o se crionizaran, en realidad, aunque sus cuerpos pudieran volver a revivir, aunque existan ya en un más allá disfrutando de lo que sea, aquí, de ellos, no hay nada más que cuerpos que se resisten a cumplir con su última utilidad natural, que es la de servir a su entorno a seguir siendo natural.

Y tras el último paso, quedará de ellos, como ocurrirá conmigo y contigo, la más digna de las nadas.